Nuestras redes: I I

Usos de los Polvos Faciales en Maquillaje Profesional


Para comenzar debemos saber que la función de los polvos en maquillaje es fijar (para los productos de textura líquida, crema, etc.), unificar el tono de la piel, disimular imperfecciones leves y eliminar los brillos del rostro.

Tenemos dos tipos de polvos faciales:

Polvos sueltos o libres: Se caracterizan por ser muy transparentes y vienen con orificios en la parte superior del empaque para poder usarlos de forma controlada. Los hay con diferentes texturas y colores, para maquillaje de día deben ser de textura muy fina y de color neutro o natural.
Polvos compactos o prensados: Estos se caracterizan por ser tener una cobertura un poco mas alta y vienen generalmente en pastilla. Son muy portables y funcionan muy bien para retoques de la base en el transcurso de las horas.

Para usarlos, debemos elegir los sueltos si queremos solo fijar o dar un acabado a un maquillaje o si queremos un acabado muy natural. Debemos escoger los compactos si queremos disimular imperfecciones o irregularidades leves.

Ten en cuenta los siguientes consejos para su aplicación:

Se deben aplicar en dirección del vello facial
Se debe sacudir la brocha o borla para retirar el exceso de polvo y que no quede saturada la piel en zonas
En el caso de los polvos sueltos podemos usar una borla para una fijación alta, presionando suavemente sobre la piel. Retiramos el exceso que haya podido quedar con una brocha de polvos suave y redonda.
Para los polvos compactos lo ideal es tomarlo con el extremo de una brocha para polvos y sacudirla un poco antes de aplicarlo. Luego vamos retirando el exceso sin presionar.

Por último, podemos decir que hay en el mercado polvos con acabado brillante o destellos, pero no son recomendables en maquillaje de día. Son ideales para maquillaje de fiesta o para maquillaje corporal. También podemos encontrar polvos en colores para neutralizar o corregir coloraciones indeseadas que hayan podido quedar con la base.

---