Nuestras redes: I I

Prebases y Correctores en Maquillaje Profesional


Cuando maquillamos es común encontrar coloraciones en la piel como zonas enrojecidas, oscuras o con tonos amarillos. Es por esto que usamos productos que neutralizan estos colores, dejando la piel uniforme.

Hay dos formas de hacer la corrección de la piel, que son:

1. Corrección a nivel general: En este caso aplicamos prebases correctoras fluidas y se aplican en todo el rostro o en zonas extensas que lo requieran.
2. Corrección a nivel parcial o local: En este caso se usan productos en crema, barra o en polvo y se aplican en una zona puntual para neutralizar determinado color.

Ahora pasemos a detallar cada uno de estos productos:

1. Prebases: Se usan para hacer la corrección del tono general del rostro, también para iluminar y fijar el maquillaje. Se usan para corregir coloraciones leves y en grandes extensiones del rostro por ser de textura fluida. Su uso según el color es el siguiente:

a. Prebase Neutra: Se usa para fijar el maquillaje y para aportar luminosidad a la piel.
b. Prebase Beige: Se usa para unificar el tono de piel, para fijar y para aportar luminosidad.
c. Prebase Blanca: Este color aporta luminosidad y funciona bien para unificar el tono de la piel. Es ideal para pieles maduras, para novias y para fotografía.
d. Prebase Verde: Se usa para la corrección de zonas enrojecidas, acné y demás.
e. Prebase Malva: Funciona para la neutralización de pieles amarillentas o muy pálidas.
f. Prebase Rosa o Salmón: Se usa para corregir e iluminar los tonos de piel cetrina, que es la de base amarillo-verdoso y la olivácea o de tono verdoso.
g. Prebase Amarilla: Es ideal para neutralizar pieles violáceas y oscuras y manchas hiperpigmentadas. Funciona también para iluminar.
h. Prebase Anaranjada: Se usa para corregir tonos azulados o con tendencia grisácea.
i. Prebase Azulada: Se usa para neutralizar las tonalidades excesivamente naranjas.

2. Correctores en crema: Se usan para corregir detalles puntuales del rostro. Su uso según el color es el siguiente:

a. Claros: Los correctores claros tienen el efecto de agrandar, destacar, dar relieve, iluminar. Se aplican en rictus, comisuras, zonas hundidas, etc. Funcionan bien para cubrir tatuajes y cicatrices y se pueden usar en maquillaje de día y noche.
b. Oscuros: Estos tienen el efecto de estrechar, acortar y dan profundidad y definición. También reducen ópticamente las zonas muy voluminosas. Se usan en maquillaje de noche y en maquillaje para fotografía.
c. Blanco: Se usa para corregir manchas hiperpigmentadas que sean muy grises y apagadas.
d. Amarillo: Se usa para disimular ojeras de tono violáceo y zonas moradas del rostro.
e. Naranja: Funciona bien para corregir las venitas azules del rostro, las zonas grises y azuladas.
f. Verde: Se usa sobre manchas rojas o pequeños granitos.
g. Malva: Funciona bien para las zonas amarillentas.
h. Rosa o Salmón: Se usa para la corrección de tonalidades cetrinas, que son amarillo -verdosas y para las tonalidades verdosas.

3. Corrector en polvo compacto: Estos se usan para reducir o destacar volúmenes en el rostro. Tienen la particularidad de verse naturales y se difuminan fácilmente. Estos correctores pueden ser:

a. Claros: Se usan para agrandar, destacar, dar relieve e iluminar.
b. Oscuros: Se usan para reducir, definir o perfilar y dar profundidad.

En cuanto a la aplicación y selección de cada producto tenemos que para los correctores claros se debe aplicar 2 o tres tonos mas claros de la base y para las correcciones oscuros usamos 2 o 3 tonos mas oscuros. En maquillaje de día no es aconsejable perfilar el rostro con correctores oscuros, lo ideal es perfilar un poco solo el colorete o rubor o con corrector en polvo compacto, pero de forma muy sutil.


Uso de la prebase, correctores en crema y polvo en el maquillaje de día y noche
---